Reseña "Mi chica revolucionaria" de Diego Ojeda

14:26:00

Amar es transformarse, transformar al otro y con ello al mundo que nos rodea. El amor es una forma de resistencia, un modo de plantar cara a las injusticias, es luchar por un mundo distinto, mejor. Y, en Mi chica revolucionaria, Diego Ojeda lucha contra todo porque está enamorado desde los dedos meñiques de los pies hasta el revés del alma. Diego Ojeda es sentimiento desbordante, es afecto desatado. Y precisamente es ese desajuste entre la utopía del amor que vive en él y la realidad de este país –sumido en crisis y expoliado por sus propios gobernantes, abonado a corruptelas–, ese desfase entre su cariño sin barreras y esta desdemocracia, esta bancacracia en la que vivimos, lo que da lugar al tono irónico e incendiario de algunos de los versos de este poemario. Las chicas revolucionarias andan sueltas, vuelan sin bragas y llevan en el bolso un libro de poemas.
Antes de comenzar a leer un libro tengo unas impresiones, que por regla general, se cumplen en la medida de lo posible. 
Con este libro también las tuve, y se han cumplido a la perfección. Aunque era fácil tener un impresión por los poemas que veo en la redes sociales. 

Pese a que a muchos no os guste la poesía, seguro que este libro os ha llamado la atención por la portada en más de alguna librería, a mi también. Pero al leer antes Siempre donde quieras ya sabía lo que más o menos contenía en su interior. 

Si no soléis leer poesía os va a gustar, porque os va a sorprender con un lenguaje de calle, versos sencillos y un significado que no hay que interpretar, sino que significa lo mismo que lees. 

Si estáis acostumbrados a leer poesía más elaborada puede que sea una forma de relajaros de leer poesía compleja en la que tienes que poner atención y seguir con una lectura detenida y precisa. 

A mi, personalmente, es un estilo que no me gusta leer. No me siento cómoda con una poesía fácil de entender tanto en estructura como en significado. 

No venías por nada 
pero te llevaste todo 
y cuando encontré tu sombra 
ya habías desaparecido.

Además de encontrarla sin ese juego de interpretación, me he encontrado un estilo de escritura que no me gusta. En muchos casos me sentía como si estuviera leyendo una de sus canciones. Y sé que habrá gente a la que esto le guste, pero a mi no, ya que pienso que un poema es un poema y una canción una canción. Tienen elementos comunes, pero no soy de las personas que creen que es lo mismo, es más, pienso que hay muchas diferencias. Es por eso que, normalmente, no me gustan los libros de poemas de músicos, porque los veo como una prolongación en su conjunto innecesaria de sus canciones. Y lo vuelvo a repetir, esto es una percepción de la poesía desde mi forma de entenderla. Seguramente habrá mucha gente que entienda la poesía de otra manera y este tipo de poemas les guste y pueda disfrutar con ellos, pero no es mi caso.

De todas maneras, como ya he dicho, si no estáis acostumbrados a leer poesía porque todavía arrastráis el trauma ocasionado por el instituto, creo que es un libro adecuado para un acercamiento que os podrá quitar esos miedos y hacer que este género os guste.

Porque es un lenguaje fresco y actual, si ornamentación innecesaria, directo y hablando sobre el gran tema que es el amor, pero desde una perspectiva íntima, tan íntima que es común a todos.

Volvimos a estar a dos besos del suelo.

Otro motivo por el que yo no me he encontrado cómoda con la lectura es por la monotonía del tema, que como ya he dicho es el amor.
Como indica el título, el tema sobre el que giran todos los poemas es sobre una chica, la chica revolucionaria de Diego Ojeda. Es cierto que dentro de este tema principal podemos encontrar diversos temas secundarios, pero al siempre estar sujetos al tema principal lo he encontrado monotemático.

En general puede parecer una reseña mala, pero no es el caso totalmente. Es mala respecto a que no se adapta a mis gusto personales, y no puedo escribir sobre algo que no sean mis propias impresiones, porque como ya sabéis en las reseñas hablo sobre lo que el libro me ha transmitido, lo que no significa que no se adapte a lo que vosotros buscáis en una lectura.

Y si me echas de menos 
no me busques entre tus cosas,
búscame entre tus brazos.

En los comentarios muchas veces encuentros comentarios del tipo "la poesía no me gusta porque no la entiendo" o cosa por el estilo, y es por eso que aunque a mi no me haya gustado el poemario creo que a todos aquellos que os estáis iniciando en la poesía os puede ayudar y empujar para que comencéis a leer sin miedo.

Nunca voy a recomendar un libro si creo que no va a cumplir una función, pero en este caso aunque no se lo recomiende a todo el mundo, concretamente si tenéis unos gustos parecidos a los míos, se lo quiero recomendar a esa gente que está dudosa o que no ha leído poesía nunca porque no conoce a los poetas adecuados.

En resumen, pienso que poetas como Diego Ojeda tienen un público concreto y determinado, un público muy activo por redes sociales y muy fiel, pero no he encontrado lo que yo espero de un libro de poesía. 

You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe